15 mar. 2015

Entrevista: Una casa con diez pinos

Una casa con diez pinos: 
Realizadores de la escena actual repasan los últimos diez años y encaran el futuro audiovisual del país.



Nota: Daniela Pereyra y Gabriel Patrono. Fotos: Giuliana Trucco. Producción: Noelia Soledad Gómez, José Ludovico, Mr Miguelius, Daniela Caballero, Leandro Frías.

Cada periodo de tiempo espera por su repaso y evaluación. El cine argentino no escapa a esa condición histórica. La Nave de los Sueños cumple diez temporadas de exhibición junto a la Biblioteca Nacional, y los protagonistas de este nuevo año se juntaron para pensar la situación actual, como resultado de este camino y el que se abre para muchos años más. Georgina Barreiro con “Ícaros” sobrevuela historias de misticismo y espacios distantes, Federico Sosa contagia con la amistad y el rock barrial en “Yo sé que lo que envenena”, Gabriel Grieco apuesta fuerte al cine de género con “Naturaleza Muerta” y Andrés Borghi, aterriza  en la pantalla con su mayor apuesta artística, “Nacido para morir”. Primeros pasos para algunos y consolidación para otros dan cuenta de la prepotencia de trabajo y el gran momento de producción en el cine nacional. 

Teniendo en cuenta los últimos diez años, ¿cuáles son las características de la situación actual para hacer cine en la Argentina?

Georgina Barreiro: -Yo formo parte de una productora, Puente Films. Somos  amigos y cada uno ya tiene una película propia. Es como una cadena, cuando el primero hizo una película, te das cuenta que se puede. Y cada película tiene una manera muy diferente, desde la temática hasta cómo se hizo, o la distribución; cada una es mundo muy particular. No hay una receta. Y también es importante entender cómo avanzó la tecnología y saber que se puede filmar una película incluso con cámaras de fotos. También hay muchos más festivales en el mundo, y eso me motiva pensar que donde sea, la gente la va a ver. Nuestras películas en algún lado se van viendo, se están moviendo, van encontrando su camino. El INCAA cumple un rol fundamental. Todas nuestras películas tuvieron apoyo del Instituto y eso en otras partes no pasa.

Federico Sosa: -El INCAA da lugar a mucha gente. Con la quinta vía que es para documental por ejemplo, eso no existe en otras partes, y es muy importante lo que hace a nivel de subsidios y apoyos.

Georgina Barreiro: - Eso te impulsa. Sea en ficción o documental, lo que importa es que la vas a poder hacer, y que después se puede ir por una segunda película y seguir creciendo.

Andrés Borghi: -Es una conjunción de muchas cosas. Y una de ellas tiene que ver con que la tecnología se volvió más accesible y con muchos menos recursos económicos hoy podes hacer cosas con buenos resultados. Nuestras películas se ven mejor que las que hacíamos antes. Otra, es que cada vez somos más, y vamos ayudándonos unos a otros, y eso hace que todo se vuelva más fácil. Por otro lado, la práctica siempre te hace mejorar, que uno ayude al otro también hace que el otro filme un poquito mejor, y todo se va perfeccionando, como en una “colonia de hormigas”. 

Gabriel Grieco: -Lo bueno de este momento es que hay muchísimas películas. Es el mejor momento en la Argentina para la producción. Lo que le falta es que haya una promoción mayor, que la gente se entere. Acá hay mucha gente que viene del under y que está acostumbrada a pasar por todos los roles, editar, hacer asistencia de dirección. Tenemos muchas en contra y cuesta mucho, pero también todo lo bueno, y mucha pasión.

Federico Sosa: -Y la situación del país también ayuda. Hace diez años yo trabajaba en mantenimiento catorce horas por días y hoy estoy más tranquilo. Eso sumado a las nuevas tecnologías da un contexto. En mi caso también fue ponerme a estudiar, estudiar y en un momento querer hacer la película. Y están buenísimo todos los espacios como este, donde promueven. Sabes que la vas a poder exhibir.

Andrés Borghi: -para mí está buenísimo como va abriéndose todo pero esto recién empieza. Hasta que logremos un buen cine fantástico que se mantenga, todavía falta; es un poco joven aún, y está bueno que siga teniendo fuerza para que no decaiga.

¿Qué es lo que les hizo pensar que iban a poder escribir, hacer y terminar la película?

Federico Sosa: -Uno es medio inconsciente, y para encarar estas cosas tenes que estar medio loco. Por otro lado, yo hice muchos cortos y cumplieron sus objetivos, eso te da fuerza. Y también viendo lo que se hace alrededor, te hace ver que se puede. Yo admiro mucho a los que hacen cine de género y de terror, a los chicos de FARSA, que trabajan y se apoyan mucho. Eso te hace pensar que vos también podes. 

Gabriel Grieco: -Está cambiando la concepción de que nuestro cine es malo, la gente confía, hay más apoyo desde el Estado. Eso hace que haya más producción, y que uno vaya aprendiendo. Y tiene que ver con cambiar la mentalidad de la gente, que el público confíe en las películas argentinas y que los productores confíen en otros cines nuevos que pueden surgir. 

¿Sigue siendo un riesgo grande, un salto al vacío el hacer una película? 

Andrés Borghi: -Depende de casa caso. Mi última película fue totalmente autogestionada y en un punto pienso que no quiero volver a hacer las cosas así, porque es un esfuerzo muy grande, pero pasa un tiempo y ya empiezo de nuevo con otro proyecto. Uno va aprendiendo. Al principio podes pensar que todo es fácil y querés hacer todos los roles solo pero con el tiempo te das cuenta que necesitas de mucha gente, un buen guionista,  un buen director de fotografía, actores. No podes hacer todo sólo.

¿Qué es lo que falta para que esta situación se consolide?

Federico Sosa: -lo que falta es mejorar las cuestiones de la exhibición. Hay mucha fuerza puesta en la producción que es muy importante y están  los espacios INCAA y todo el circuito alternativo y no mucho más. Después tenés que salir a pelear con “Titanic” y es muy difícil.

¿Siguen haciendo las películas pensando en la sala de cine o en otras plataformas?

Federico Sosa: -Yo pienso que las películas están hechas para ser pasadas en una sala de cine. Las nuevas plataformas, internet es muy bueno, pero le falta el intercambio con el público. Yo me crie en la sala de cine, en los cineclub, lo de las nuevas plataformas es inevitable, pero yo sigo pensando románticamente.

Andrés Borghi: -Ves una película en el celular y está bien, pero claramente no es lo mismo que verla en una pantalla grande, con todo el sonido, y la oscuridad. Pero es complicado pensar así. Y también depende del proyecto, hay producciones que están pensadas para internet. Estoy tan poco acostumbrado a que se vea en pantalla grande que me cuesta pensar así.  

Es difícil y cuesta arriba, pero se arriesga y se hace mucho ¿qué es lo que los motiva?

Georgina Barreiro: -A mí me encanta filmar. Mi proyecto surgió con un interés muy personal, por un camino mío, y tenía ganas de contar ese mundo, y contra eso no podes ir.

Federico Sosa: -Yo quiero hacer películas desde antes que tuviera la posibilidad de estudiar cine. Me preguntaron a los 14 años que quería ser cuando sea grande y yo pensé que quería hacer películas, y es como una decantación de muchas cosas.

Andrés Borghi: -Y también pasa que la gente te dice que le gusta lo que haces y eso también mueve. Te da mucha fuerza ver que lo que vas produciendo genera interés.

Federico Sosa: -Una de las motivaciones que tengo para hacer cine es rechazar siempre  lo que está de moda, lo convencional, eso me hace pensar en que no se cuentan determinadas historias, y son esas las que quiero hacer.

Andrés Borghi: -Es divertido ver que se dio una apertura hacia el cine fantástico que es lo mío. Hay una especie de carrera para ver quién de todos los que estamos en esto logra algo importante. Es una competencia sana y cualquiera que lo logre, sea Grieco, De la Vega, o Pares, sabemos que abre el camino para todos los demás.

Gabriel Grieco: -En el cine de género pasa eso. Es gente que está contenta y está esperando la película del otro. Y lo que motiva es hacer, hacer y hacer. Empecé a trabajar  desde chico, y hasta dirigir muchas veces pasas por todas las áreas, asistencia, edición, cámara, hacer cortos, videos, publicidad y aprender haciendo de todo, me parece que no hay otra. 

Andrés Borghi: -Estudiante de cine vas a ser siempre!

Gabriel Grieco: -Hacer todo lo que puedas y aprender de las equivocaciones. Lo bueno de estar en la independencia es eso mismo, la libertad. Y la diferencia lo hace tener una buena idea y trabajar mucho.

Gerogina Barreiro: - A mí me pasa que pienso en escenas, incluso mientras estoy haciendo otras actividades, siempre estoy pensando en el cine.
Andrés Borghi: -Lo importantes es tener un sueño y lograr hacerlo, Si te gusta mucho, es algo que no podes abandonar.

Georgina Barreiro: -Es inevitable!



No hay comentarios:

Publicar un comentario